lunes, noviembre 16, 2009

Macondo y la red semántica

Hay un pasaje maravilloso en Cien años de soledad en que los habitantes de Macondo comienzan a perder la memoria. Entonces, la gente comienza a etiquetar todas las cosas con su nombre. Desafortunadamente, al pasar el tiempo, incluso el nombre es insuficiente, pues olvidan para qué sirven las cosas; la solución es aumentar las etiquetas para describir también el uso de cada cosa.

Bueno, pues esto (mas o menos) es la red semántica. La idea comienza con etiquetar cada página o elemento de la red con sus contenidos. Una página puede estar marcada como "gatos", es decir que habla sobre gatos, y otra como "sillas" - su tema son las sillas.
Todo esto está muy bien, pero "gatos" y "sillas" son meras palabras que, por si mismas, carecen de significado. Las etiquetas solamente resultan útiles si sabemos qué significan. La página marcada como "gatos" sirve si buscamos información sobre felinos, o sobre Silvestre, pero no si nuestro interés son los muebles.
Necesitamos asociar un significado a cada palabra. Pero mas interesante es que queremos dar ese significado sin recurrir a un meta-lenguaje que simplemente transladaría los problemas del significado a un nivel superior, pero no los resolvería.

Desafortunadamente, definir todos los términos dentro del lenguaje es imposible. Es algo que vemos al hojear un diccionario, en que hay algunas definiciones circulares y palabras que se requieren a sí mismas en su descripción.
En lugar de dar definiciones absolutas se dan descripciones de las relaciones entre las distintas palabras. Asi, un "gato" es un "felino" y "Silvestre" es un "gato", pero no hay nada que nos obligue a interpretar esas palabras como gato, felino y Silvestre, siempre y cuando las interpretaciones satisfagan las relaciones establecidas.

Y eso es el gran reto de la red semántica: describir todas esas relaciones adecuadamente para permitir un entendimiento lo suficientemente correcto de Macondo como para seguir viviendo.

3 comentarios:

Hekanibru dijo...

Es un gran reto como lo comentas: quién debe encargarse de etiquetar todo? En qué lenguaje? Quién decide qué significa cada cosa? Cómo deben manejarse las contradicciones? Etc.

En mi opinión, definir todos los conceptos de la red de manera satisfactoria es imposible. Sin embargo, estoy plenamente convencido de que este tipo de tecnologías pueden resultar sumamente benéficas en dominios más o menos delimitados. El web semántico será pues un conjunto heterogéneo de descripciones de diferentes dominios, algunas relacionadas entre sí. Habrá varios lenguajes, varias sintaxis, contradicciones e inconsistencias, but hey, such is life!

Rafael Peñaloza dijo...

"Habrá varios lenguajes, varias sintaxis, contradicciones e inconsistencias, but hey, such is life!"

and how does that differ from the current web?

Ya mas en serio, yo dudo mucho que el gran sueño de la red semántica se llegue a cumplir; tu bien lo llamas imposible. Pero de que los intentos resultan utiles en general, no hay ninguna duda.

Kerenski dijo...

Buena hora para publicar. Una red semántica suena interesante, pero no crees que al final, a la gente pragmática le daría lo mismo? No quiero decir con esto que no vale la pena. Es sólo una pregunta sobre la cual me gustaría que comentaras.