lunes, enero 21, 2008

Comida Mundial

Oh, ¡qué domingo tuve! ¡Qué comida tan deliciosa me devoré!
A medio día me tocó probar una deliciosa Lasagna, preparada por una italiana. Realmente perfecta, y realmente fui capaz de notar la diferencia entre esta "tradicional" y las "lasagnas" que he llegado a comer en México; nada que ver.
Para cenar, nos tocó comida típica de Georgia. Unas bolitas de masa rellenas de carne (y al final también unas con papa). Estaban tan buenas que, aunque no tenía tanta hambre por la Lasagna del medio día, me empaqué unas 5 (creo).
Y no sólo fue la comida. Fue un fin de semana casi perfecto, digno de ser recordado por un largo tiempo.

2 comentarios:

Cuquita la Pistolera dijo...

Se la ve que te la estás pasando de lujo... ¡qué envidia!

Rafael Peñaloza dijo...

Pues hago lo que puedo, cuquita. Uno está aquí para gozar :P