jueves, octubre 25, 2007

Estrenando

"Aprovechando" que mi telefono ya no servía, decidí comprarme uno nuevo. Mis condiciones eran simples: quería un teléfono, simple y sencillamente, sin contrato, y libre para poder meter el chip de mi telefono viejo para mantener el mismo número. Para elegir fijé mis prioridades en el siguiente orden:
* que fuera barato,
* que fuera pequeño,
* que tuviera un diseño agradable.
Así, fui a mi vendedor de confianza (es decir, Amazon) y busqué lo que mejor cumpliera con estas particularidades. Y terminé comprando un Motorola Motofone F3. Nunca en la vida había oído hablar de este telefono (dado que no es de la línea alta y novedosa) pero en los dos días que llevo con él me ha gustado lo suficiente.
Este telefono me costó únicamente 30€ libre. Es más pequeño que mi telefono anterior (foto1, foto2) y está "bonito".
Lo que sí, es que es eso: un teléfono y nada más. Bueno, tiene reloj y despertador y, obviamente, envío y recepción de SMS, pero eso es todo.
El lado malo es que en la pantalla caben únicamente 6 caracteres, por lo que escribir y leer mensajes se vuelve un martirio, pero para hablar está perfecto.
No puedo hablar de los tonos porque lo primero que hice al encenderlo, como siempre, fue volverlo mudo.
Lo único que me preocupa es que, al llevarlo siempre en el bolsillo del pantalón, lo termine rompiendo un día. Bueno, veremos qué tan resistente es.

Actualización: después de haber recibido mi primera llamada, puedo también decir que se escucha bastante bien, y el problema que tenía con el aparato anterior ha quedado resuelto.

2 comentarios:

Leonardo dijo...

a propósito de coincidencias...¡es exactamente el mismo modelo que me compré! Mis criterios eran muy similares a los tuyos y fué sin duda lo mejor que pude encontrar.

Todos mis compañeros del trabajo lo observan con gran asombro, como si se tratase de un iPhone++ o algo así. Llama la atención por el display de alto contraste. Hasta ahora llevo 2 meses con él sin queja alguna.

Por otro lado, me parece que la mayor debilidad mecánica es el teclado de membrana.

Muchos saludos (y a ver que das de remojo)

Rafael Peñaloza dijo...

Hola Leonardo, pues sí, ¡qué coincidencia!
Por cierto que ya le encontré un pero al telefonito: la alerta vibratoria no tiene nada de potencia, y como lo tengo permanentemente mudo, cuesta trabajo notar que me llaman.
En fin, es cuestión de acostumbrarme, y espero que me dure largos años.